La pascua y la esperanza que transmmite Red Íncola

Todo había terminado. Algunos de los compañeros de Jesús regresaban a su pueblo, otros se habían encerrado “por miedo a los judíos”, su madre lloraba la muerte de su hijo. Pero el saludo de Jesús: “Paz a vosotros”, diluye el miedo. Renace la esperanza, se reúne la comunidad de nuevo. Comienza la fe cristiana y la Pascua.

Red Incola, “ inspirada en el humanismo cristiano”, participa de la Pascua. La mayoría de las personas que acuden a la Red llegan faltos de aliento, cansados de buscar una esperanza y un futuro. ¡Ya se les han cerrado tantas puertas …! En la Red Íncola se comienza ofreciendo una cálida acogida de comprensión y escucha. Encender una luz de confianza, recuperar el aliento y la confianza perdidos es la tarea primera.

La Red es testigo de cómo algunas colaboradoras han sentido y sienten los problemas de los migrantes como suyos, ofreciendo un cariño y una ayuda capaz de expandirles el corazón y cambiar las lágrimas, también las suyas, en sonrisas. Esto es la Pascua, que acontece también cuando un corazón quebrantado y herido es sanado.

El profundo abismo que está abriendo la desesperanza se deja sentir especialmente en los más necesitados. Mantener la ilusión es tarea de la Red, que los abandonados no se sientan solos, sino “adoptados” personal, social y políticamente. Mantener la esperanza, que abarca la felicidad y el dolor, el amor y la tristeza, la vida y la muerte.

Prometer a las personas un nuevo futuro. Tarea y desafío de Red Incola. Ese clamor es el eco de la esperanza de Dios en este mundo, pues Él ha creado al hombre y la mujer con la cabeza levantada y su caminar en vertical, a imagen suya.

¡Feliz Pascua de Resurrección!.

Francisco Moncada sj – Voluntario de Red Íncola

comparte esta entrada

Share on facebook
Share on twitter
Share on pinterest
Share on email
X